Saturday, April 29, 2017

De repente abril






De repente abril




   

   

Después del invierno se alza tu imagen desafiante
como la de un horizonte extranjero de su blancura
o como si fueras una advertencia en el vacío
y a la vez un diálogo de cielo arrepentido, de mar
alegre, de aire puro y de paisaje interminable
con todas las distancias que nacieron contigo.



Erguido entre la transitoriedad azul que después
del mediodía ya bosteza y con el regreso verde
que parece nunca haber partido
de la inmovilidad que te hincas hacia adentro
con la rotundidad del triunfo, mientras afuera
te acarician las mimosas lluvias abrileñas
que hace varios momentos anubarrados acaparan
con su coro de agua breve. Entonando el deshielo.



Bajo su altura calada me hallo y desde mí hacia ti
con la incomprensión de su arte húmedo
que empapa cada ángulo del día,
pero como si todo le perteneciera en una tarde.
Tanto que hasta ha mojado las ausencias
que ayer sembramos, mientras jugaban
a esconderse tras la niebla que las amamanta
en su vientre como dos suspiros breves
y a oscuras dispuestos a encontrarse.



Se han asomado con la desgana de brillar
un sol sobre el pensamiento que es cobijo,
pero como ayer solo les basta un sol a oscuras
para llegar a ese disponible rincón seco
que no pide abono para una rodaja de futuro
ni esperas para una tajada de presente
y porque allí también, entre las sienes, es abril
firme en clima y color, aunque su espacio
solo retenga tu cabezo prematuro de cosechas
sobre el relieve castaño de mi nostalgia.



http://www.mundopoesia.com/foros/temas/de-repente-abril.623587/







  
 

 

 Nancy Santiago Toro
   Derechos Reservados ©


 
 


Latimos

Imagen



Latimos


Imagen


Me acerco y al segundo me respira
con la causalidad del viento sobre el árbol
y total es el alboroto que aproxima
que descose el instante mientras tanto
asoman las sonrisas de los ojos ocurrentes
como si la mirada sonara su entusiasmo
o parpadeara un ritmo de emociones
o el delirio de un roce reservado.


Inevitable efecto que germina
el empeño del lenguaje entre las manos,
entretanto crece el germen del silencio
acompañado con los verbos del contacto
al expresar el pulsión del movimiento
que nos lleva a escalar algún verano/
donde somos desde el fuego a la ceniza,
en medio del calor, vehemencia del sujeto
prendido al placer de un predicado.


Se acerca… y yo al segundo lo respiro
con su fragancia de amor alborotado,
que alarga su esencia hasta mi sangre,
la complicidad de su camino con mis pasos
y esta interconexión de la apetencia
que nos mezcla... con solo respirarnos.









Imagen


Nancy Santiago Toro
Derechos de Autor©




Imagen

Friday, April 14, 2017

Inspiración andante

Imagen

Inspiración andante
Imagen
Se mueve a merced del pensamiento
y a tumbos por la senda que se ofrece
consume las huellas del corazón viajero
sobre el paso que impredecible la sostiene
e inquieta como un espíritu sin rumbo
me turba revelándose en las sienes
al mezclarse con el latido sordomudo
que comienza a moldearse en lo que quiere.

Ensancha la ilusión, la planifica,
diseña, decidida, un sueño sin contratos,
programa la esperanza en un destino y se apropia
de lo suyo con lo mío en vuelo abstracto,
para alcanzar con la proyección de los sentidos
la libertad que nunca tuvo el condenado.
Entonces construye la realidad como idealista,
la voluntad que mentalmente se hace abecedario
del sentir vacilante entre luces o neblinas
con las formas de un presente o de un pasado,
desde las semiabiertas galerías del gozo o la desdicha
que intangibles se derrumban en las manos.

Para que las ideas rescaten lo que pienso
con los matices de la aurora o del ocaso,
con la invasora vida que a vivir obliga
cada hueso desnudo de cuerpo o ataviado
de cosas, de nombres, de ocasiones inquilinas
en lo malo y bueno que hasta hoy arrastro.
Todo lo que ya es aire y murió en la tierra
con evocación doliente, como cicatriz del fango,
o como intimidad con perfil de sombra fría
en la quietud remota de un barranco.
Repitiendo, repitiendo, perímetro a perímetro
sus tonos decrépitos, sus modos desgastados,
su visionaria gradación totalmente impresa
como alguna espectral ceniza reanimando.
Confusa en la ligera luz de una sonrisa,
tan fugaz en su diminuta imagen con los labios,
que apenas muere su tumba es miniatura escrita;
inequívoco refugio de cuánto en verso hablo
con las mil maneras de las díscolas palabras
que solo alcanza la ingobernable diestra,
libre, libre y libre... de la individual inspiración.






Imagen


Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©
Imagen