Wednesday, December 7, 2016

Esas cosas de la sangre




Esas cosas de la sangre




Imagen



Esas tantas cosas de la sangre
que antes fueron latidos de lo amado
con la tarea ajetreada del ciclón sanguíneo,
crearon sus óleos movedizos
en las memorias y han seguido
por las curvas del otoño
hacia el horario de un inacabable invierno
como fuliginosas viajeras en trasiego
que fusionan el adiós de la breve estación
con la gran distancia que alcanzamos.


Aquellas tantas cosas del corazón-refugio,
agibles a la mezclada costumbre de amar
que transitaron con las tempranas hogueras
de los amaneceres que se mueven dentro,
extraviaron el brillo de la ilusión que hablaba
y la obra esparcida del feliz calor solo exhibe
la sequía repetible del fuego y su cansancio,
cuando el frío las confronta, las circunda
y las hospeda en la claroscura cavidad  
de los recuerdos que se van olvidando,
desde la pasión a la nostalgia, a ser los mismos.


Esas muchas cosas de tus venas
que se unieron a la fuerza de quererte
con la creencia de un pedazo más eterno
arribaron a un paisaje elegido por la lluvia
y han encontrado la perfección del agua...
Van a la deriva, ahogando sus formadas lejanías
y adquiriendo la exacta identidad del río,
que entre dos orillas de lado a lado vive,
mientras continúa..., continúa rodando.












Imagen


Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©



Imagen


Thursday, November 17, 2016

Empate (Microprosa)




[​IMG]




Empate






De inmediato, su amor se había convertido en una
batalla de gestos sigilosos. La táctica era  un ejército de
defensivas emociones a través de las miradas en intensivo
combate…, que sin sonora artillería lograron un empate
moral entre los dos, y sin ninguna dificultad
una victoria decisiva para el silencio.




Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©





Wednesday, October 12, 2016

Un detalle sin despedida


Imagen



Un detalle sin despedida



Imagen

Pretendo hacer una ofrenda este detalle
hacia el mirador de tu mente en su visita
será un transeúnte al aire libre, en miniatura,
agrandando con la repetición de tu sonrisa
y con el tacto invisible de continuo en tu mirada,
que en sus tantas veces parpadea compañía,
porque vivirá contigo como la luz en la mañana,
porque será algo mío trasplantado en tu rutina.


En su posible verás mis ojos al desnudo
mientras paseas por mi boca tu soledad más íntima
y festejarán las sensaciones, entrelazando modos
para hacer de la ausencia una muerte sin autopsia,
un cadáver blanco en el mausoleo del pasado,
este segundo al aire en perenne lejanía.
Sin esperar se poblarán los labios de palabras,
asomando con destreza su esencia de turbina,
en vuelo como si fueran mariposas
con frenesí de alas
tropezando unas con otras hacia arriba.
Agitadas sobre el viento…
ebrias de deseos y aventuras,
girarán, enredando sus murmullos
como un remolino de pasiones amarillas.


Y los escucharemos altos,
aunque dinamiten la mañana,
profundos al hundirse sin final en cada fibra,
largos para que no mueran de cansancio
y anchos por si tuvieran que cubrir otra nevisca.
Serán los gestos de un silencio
con la acrobacia del ruido en la garganta,
con la emoción de un nosotros circulando el día,
a su vez, copiando el canto del pájaro en el alma,
para escuchar la inmortalidad de este detalle,
que envío de cuerpo a cuerpo, sin despedida…









Imagen


Nancy Santiago toro
Derechos Reservados©


Imagen



Friday, August 12, 2016

Cada poema que te escribo






Cada poema que te escribo






Cada poema que te escribo
es un abrigo permanente de palabras,
en la visita de mis letras que tú escuchas,
es una vehemencia visible de emociones
disueltas en papel impreso,
es la parte tuya que sale de mi alma
para unirnos en el fondo de unos versos.
Transeúnte entrega hacia el marco
del emblemático lirismo que nos atrapa
y nos perdura en temas y conceptos.


Cada poema mío que fluye por tus ojos,
es una mezcla de caricia y parpadeo,
es mi castellano interior en tus cristales
rozando las células de un sentimiento,
para atravesar algo más que la mirada
con solo ser el acoplamiento de mis dedos.
Juntura de los dos en el mensaje
al tocarnos con la fricción de las ideas
y con el requisito fricativo del dialecto,
que nos hace papel y sangre en ligadura
con la fuerza lingüística de un te quiero.


Cada poema mío, eres tú, tú con mi teclado
creando la captura de ambos, aunque etéreos
hacia el colorido cosmos de la inspiración
que nos mece sin peso en las pestañas
cuando la parte mía se anuda con tu cuerpo,
en el diálogo legítimo de los latidos
que logran cruzar mi vida hacia la tuya,
cuando un poema yo te escribo...,
inevitablemente, al tú leerlo.












Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©

Ovillo de corazones



Imagen


Ovillo de corazones


Imagen


Es algo simple, pero explícito...
Un crepúsculo enredado en los ojos,
sin pertenencia, colgando la plenitud
tendida en los vidrios del refugio abierto
o un instante de colores con el coraje
de pintar el rumbo satisfecho de costumbre
en la huella veloz, en la profundidad de su fuerza.


De tan sencillo en lo que se mira
que evoca una paz armada de lluvia,
con su derramado abrazo cristalino
para naturalmente aprender su atadura,
aunque de todo lo simple que se una
por vivir sea el memo trayecto del latido
que del corazón se arroja impregnado
de emoción, para seguidamente
sangrar la memoria de la fuga enérgica
cuando se dirige con entusiasmo a otra vida.


Tan simple que su tributo más sonoro
es su presencia en mi oído
con la habilidad de convertir segundos
en gestos para recoger una mirada
llena de mensajes, descubrir el pulso
del pensamiento inquieto por las ideas
o simplemente para ser la figura
lucentísima con voluntad intermitente,
tal cual si fuera la del mismo relámpago
cuando bendice el sonido con el trueno.


Justamente esa mezcla de necesidad
mutua con la conmoción del contacto
aferrándose a algo mucho más simplista...
A una consecuencia de besos
que mordemos con los labios
para almacenar en la entraña de la boca
la victoria ardiente de la carne.




http://www.mundopoesia.com/foros/temas/ovillo-de-corazones.600361/










Imagen


Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©


Imagen