Tuesday, May 19, 2015

A un ser muy especial



A un ser muy especial






Hay una mujer en todas las ventanas,
en todas las puertas de mi vida,
acude con presura, ella es sin retraso,
es paisaje y a la vez asoma un mundo
que se agranda...
Pues lleva adentro y sin cansancio
el mecanismo del día y de la brisa.
Tierna cuando germina su gentil saludo
y manifiesta el grácil entusiasmo
en sus ojos, en su pelo y sus mejillas.
Suele reposar el ruido interno en su mirada
con el urgente pálpito del rezo
y el parpadeo del silencio de inmediato
es la aventura de la nube,
con la bendición del cielo.


Revela la grandeza conquistada,
en la pequeña medida de sus manos,
carne orlada de rastros y de huellas,
que reafirman las venas del cariño.
Manos del tacto y del afán que han dado
formas y trayectorias a los caminos,
y a las bandadas de sueños en lo alto
que han porfiado el vuelo como alondras
en cada giro de la tierra que da su trigo.
Manos que alzan el ánimo quebrado
en cada adiós que eleva en sacrificio
y manos que moldean el abrazo
en dulce oferta,
con las dignas marcas de los hijos,
con los dedos ciegos, pero abiertos
al próximo futuro del sembrío.


Hay una mujer pletórica de sonrisas,
son su armadura..., la más blanda;
tiernas partículas en el aire
que logra desechar su cuerpo herido,
con ellas ha combatido fiascos
de valientes y las miradas a toda vela
que arrastra la distancia hacia otro azul,
mientras la estela de todo lo que arranca
queda en el refugio de su sangre protegido.
Con ellas alarga miles de horas aún felices
y otras con menos suerte, desafíos
de los ayeres sin bocetos que vive el cuerpo,
con ellas vence soledades,
con ellas viste los vacíos.


Hay una mujer con gracia sosegada,
indefectible desde afuera hasta el espíritu,
rodando en la jornada,
en el quehacer diario, en lo preciso,
con intimidad frondosa en primavera,
natural en los otoños amarillos,
definida ante la actitud del tiempo,
cálida ante la terquedad del frío.


Y hay una mujer experta en la tarea
de amar con la frecuencia de segundos,
su amor es de alma sin restricciones,
es de sentimiento sin contratos,
su amor es con el único objetivo
de pasar por mi vida con existencia pasajera,
mas por mi alma con presencia eterna,









Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©


http://www.nancysantiagotoro.com/?p=2733










Tabla cortesía

Coloquio de amor

Imagen



Coloquio de amor

Imagen

La dimensión de la noche en las aceras
con el repetido montaje de otra huida
deslizando su regreso sobre las cosas,
penetrando su penumbra en las retinas,
cósmico paisaje cayendo al suelo
con su aire de brumas esculpidas.
En su fondo la intensidad del universo
en las estrellas, la ciudad lejana
en concierto de luces amotinando el brillo
y en los cristales un reguero de sombras
con su danza gris ante los vivos.
Una noche más o una noche menos,
pero a su vasta oscuridad insisto
y a su turbión interno, y a su visita
de escurridas horas con tu inicio,
pues ella suele traerte a mi lenguaje,
al primer acto del sonido.
Con el idilio del paisaje que aprisiona
sobre el abordable lecho lo imprevisto;
rostros entre las manos y las yemas
con inquietud sedosa en aparejado ritmo,
dando forma a los silencios interiores
para estremecer las voces en lo íntimo,
mientras el alma a medio fulgor
irradia dos sonrisas más tempranas
que en coloridas estelas han querido.
De norte a sur por la noche que se aleja
con la holgura de creativas acuarelas,
porque otra vez pasó contigo.





Imagen



Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©

Imagen