Thursday, May 7, 2015

Frente a la mesa

 



Frente a la mesa




Nuestra mesa extiende una frontera,
separando a dos seres sin contacto.
A dos mundos frenados por la inercia
en la legítima costumbre del repetido acto.
Languidece la esperanza tras la puerta,
esperando una señal para su entrada;
desnuda, contra el marco, arrojó su fuerza,
tras sentir nuestro golpe de arrogancia.
Amordazamos el tiempo y un te quiero
quedó aplastado entre dos murallas.
Si hubo un espacio, lo llenó el silencio
ensordeciendo nuestras vidas rutinarias.
Hoy adulteramos la periferia del paisaje
con las miradas quietas de añoranzas,
con frases ahogadas de simplezas,
con pasiones ocultas que reclaman.
Se agostó el sonido de amorosas voces;
las cálidas manos dándose la espalda.
Los sueños ya no tienen los colores
que pintaban alegres nuestras mañanas.
Y estamos juntos frente a la mesa.
Abierta la frontera en incómoda distancia,
hambrientos desde los pies a la cabeza
de los manjares que sólo dan vida al alma.





Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©





Todo mi cuerpo te revela





Todo mi cuerpo te revela





Si te dijera que te dejé de amar,
Dios sabría que estoy pecando
al hallar mi rostro en su mirar,
por mis ojos quedaría delatado.

Y si su mirada esquivara
para no levantar sospecha,
sería mi boca la que confesara
que de falsedad estoy hecha.

Pues si articular palabra pudiera
delante de su presencia
al susurrar tu nombre decidiera
cual fuera mi sentencia.

Pero si enmudecida quedara
para no ser descubierta,
sería mi corazón quien hablara,
dejando mi desdicha expuesta.

Y aún si el corazón me arrancase
para que no percibiera mi tristeza,
sería mi alma la que mostrase
con mi muerte mi vergüenza.

Si dejara que mis manos tomara
para que yo sus pasos siguiera,
las marcas de tu vida hallara
en ellas aunque no quisiera.

Y si aún mis pies al seguirlo
intentaran borrar tus huellas,
nunca podría confundirlo,
pues tu silueta se reflejaría en ellas.

Como ves no puedo mentir.
Todo mi cuerpo te revela.
Tu amor es la razón de mi existir
y será hasta la muerte mi condena.





Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©


http://www.nancysantiagotoro.com/?p=1483





Tristeza




Tristeza






La mañana se levanta en llanto
y en ríos de apatía y soledades
descansa su profundo y triste canto
sobre campos, páramos y ciudades.

Nadie sabe el por qué de su quebranto
ni porqué lleva furia el dolor de su relámpago,
porqué araña al cielo con cicatrices de espanto
dejando en el paisaje una expresión de estrago.

Las sombras de gesto cruel van haciendo trizas
las vestiduras gestadas de su jovial encanto
y la belleza desgarrada por las duras golpizas
yace batida bajo las nubes negras de su manto.

Quién sabrá cuántos días durará su pena,
si asomará la sonrisa de su alba en mi ventana
o si mi pena que es a la suya tan ajena
llorará de tristeza con ella otra mañana.









Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©





Nunca más





Nunca más




Nunca más escucharás mi silencio
gritando persistente al borde de mis ojos,
ni amordazarás el ansioso bullicio
de mis tiernas palabras con cerrojos.

Nunca más sentirás mi indigente mirada
mordiendo las marcas del tiempo en tu piel,
ni pescarás los besos en mi boca desesperada,
por atrapar los tuyos de insaciable miel.

Nunca más tocarás las huellas de mis dedos
frescas de empeño y deseo en tu contorno,
ni abrazarás con desdeño mis denuedos
atrapados en tu oscuro laberinto sin retorno.

No encontrarás mi minúscula presencia
en helada llama por tu frío tan profundo
y nunca más podrás rechazar mi ausencia,
porque tendrás todo, menos a mí en este mundo.






Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©


http://www.nancysantiagotoro.com/?p=290