Friday, May 1, 2015

Con los gestos del delito (Microposa)









Con los gestos del delito


(Microposa)



Imagen





Asendereado de tanta soledad decidió 
estrechar su remiso cuerpo con la 
fresca brisa. Eran las calles de un abril 
con su fiel primavera, aunque muy 
dentro de él también cargara a aquel 
entrañable invierno. Caminaba 
largamente por las aceras de su historia
cuando de repente el calor lo hizo 
detener en una heladería, pidió como 
siempre su favorito y se sentó en una
banca para disfrutar cabalmente el 
momento, mientras sostenía en la 
mirada a los extraños inocentes de su 
delito; esos transeúntes ojos que 
atestiguaban la prueba y asentían con la 
soledosa condena del tiempo en el 
que se hallaba, pues con sus evidentes
gestos delataba una vez más haber 
sido el único culpable de insistir 
aquel frío que todavía hacía 
trepidar sus manos.







Imagen



Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©



http://www.mundopoesia.com/foros/temas/

con-los-gestos-del-delito.510961/


Imagen



Exogamía unidimensional







Exogamía unidimensional




Imagen




Sedienta de sueños, de alianzas,
por esta tierra de clavos retorcidos,
piso en redondo la herrumbre jorobada,
lastimera desde las cruces de los siglos.
Todo arrastra aquella herencia que no acaba,
que hasta hoy obceca al contumaz latido,
con la causticidad que anhela la lisonja
del que transita por lo mismo.
Una mano se levanta, el otro con sus dedos
la sostiene y la ruindad se hace amenaza
en los muchos que libran la sangre de sus mentes.
Las que liquidan al hijo, a la extraña, al amado
sin profundizar en el rojo de la furia que arrebata
al humano más humano en la ausencia indiferente.
Y yo que camino con versos en la espalda,
hambrientos de visiones por la vida
para dejar en los caminos la palabra
del amor que arde en mi saliva,
no me niegues el abrazo que te doy
o la mano si te encuentro,
no aprietes el gatillo de tu odio,
no mates la esperanza que te llevo.
La vida es un inventario de sucesos
invadidos del ayer en sequedad de enojos
y de punta a punta se entrelazan las heridas,
y el dolor va en el mismo tiempo por el azul del mundo
y si no marchita y si a ti regresa,
que sea en pacifismo racional.










Imagen


Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©


Imagen

Bajo este sol de mayo









Bajo este sol de mayo



Imagen



Se adhiere este sol de mayo con su cortejo de aurora
al vaticinio de horas que pretenden los sueños,
alumbra la vida, sus puertas y ventanas,
asolea ascendente el avance del trayecto,
aunque sea el futuro el lejano perfil de lo extraño
tras el cristal del destino, tras los espejos del tiempo.
Nos toca la blandura de la carne con su ardiente rojo
y un cultivo de latidos es natura bajo el cielo,
brotando libres sobre el verde del entorno,
con la extendida raíz de un mismo sentimiento.
En estas fechas de calor que transitamos
se alberga su luz como el beso en rocíos serenos
y saben las pieles copiar el placentero tacto
cuando amanecen acoplados los gestos del cuerpo.
De a poco nos deja en la extremidad de la noche,
junto al plural de caminos que engendra el suelo,
bajo la armonía de un universo invadido de estrellas;
guías en la oscuridad hacia los días del reto,
mas encajando en la amplitud de las formas
por la dirección que no renuncia a lo nuestro.
A veces, pocas veces caen las hebras de la lluvia,
provocada por alguna empecinada niebla
y se mojan las mejillas como también se moja el alba,
pero sigue el vigoroso sol como testigo fiel de mayo,
cobijando a dos almas sempiternas en primavera.



http://www.mundopoesia.com/foros/temas/
bajo-este-sol-de-mayo.511924/









Imagen



Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©


Imagen




Con la proximidad de los sentidos (Dueto)

Imagen

Con la proximidad de los sentidos

Por los autores
Alonso Vicent y Nancy Santiago Toro


Imagen

Voy diligente a tu íntimo lugar, a tus montañas
al frescor de la cascada, a tu acompañante risco,
al entorno que persiste los verdes de tu mundo,
a la tierra de tu alma, que bien guarda tus caminos.


Esperándote aquí estoy con mis dos ojos fijos,
en la senda que sube serpenteando el bosque,
orillando las horas, retrasando la noche,
ansiando la llegada, apremiando al destino.


Veo tu cromático paraje y aletea la emoción constante,
dentro de esta escena de naranjos que respiro,
más allá, el monte como si saludara con sus rosas,
aquí tus árboles con el umbroso resguardo a los amigos.


Te adentraste en mis huertos, ellos son el principio,
el llano, la estación que deja atrás las vías
de lo que conocemos, la principal salida
al mundo en el que me hallo y en el que me cobijo.


Grato contemplar la fina gala de la vistosa aurora,
el embrujo ardoroso del terruño amanecido,
con la seducción del río moviéndose a su antojo
y mis ojos como redes atrapando cuanto he visto.


¡Sube presto y allégate!, que es la aurora el inicio
del paso que te lleva y del primer embrujo
que mudará el paisaje bajo el caminar tuyo
a la vera del agua que baja de mi risco.


¡Ay!, que llegaste, te veo. Las piedras son testigo
del roce de tu huella, y alborotadas andan
o será que es primavera incluso en tierras altas
y conspira con ella incluso el travesío.


¡Sí!, te veo bajo el azul que extiende los fulgores,
por el alcorce que lleva a los aires del tomillo,
justo en la solitaria barandilla de ese lúgubre borde,
donde las alondras se marchan con el adiós previsto,


pues como ellas partiré, mas con los recuerdos decorados
del don venusto que ofrece la celsitud de lo sencillo;
endelebles memorias que ostentará mi sentir nostálgico,



Imagen



Alonso vicent
Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©


Imagen


Esa calle donde vives






 Esa calle donde vives



 


Esa calle donde vives ha ensayado
tantas veces mi trayecto,
sin huellas, hasta la puerta de tu casa,
lo has recibido y me has pasado
hasta el hondo escenario de la sala
con la apetencia de tus ojos,
con la emoción, sin titubeo.
Y has abierto en tu espacio
las dos ventanas blancas,
las vestidas con organza por tus dedos,
para atisbar en lo profundo
y con la luminosidad del alba
los silencios cicatrizados por el cuerpo
y fijando tu mente en las zonas más calladas
tus palabras han dicho
con soltura, "ven, pasa...,
ya esperaba desde siempre este momento".
Me has tomado de la mano y tu caricia
han inquietado cien veces más los nervios,
quizá por pensar que la brisa en la cortina
ha sido el roce en mi cara de tu primer beso,
pero como si lo fuera,
te he seguido hacia la mesa de la cita
y allí, frente a frente,
se han cruzado los recuerdos,
y el pecho doblemente ha sentido la distancia
de la vida que no regresa jamás el tiempo.
Mojadas han quedado las trémulas sonrisas
con la llovizna que surge más adentro
y las miradas sujetándose empañadas,
mientras el mantel recoge
el leve roce de su afecto.
De repente, un café entibiando los caminos
que no recorrimos desde el inicio para vernos,
entretanto la brisa que juega
sin parar en la ventana,
abre de par en par la puerta,
para que veamos la  calle..., vacía,
atrapando la quietud en las esquinas,
mientras un paisaje, a solas,
ensaya nuestro habitual encuentro.


http://www.mundopoesia.com/foros/temas/esa-calle-donde-vives.510469/
  







Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©