Sunday, April 26, 2015

A veces te encuentro




A veces te encuentro



  

 

A veces te encuentro
en el núcleo de la historia,
propulsando alas de recuerdos en agonía
hacia el perfil impasible del tiempo
al ver que exhala la minúscula fragancia
de los sueños de viento en retirada.
O en la frontera del olvido, detenido,
ante su reclamo de seguir,
batallando pasado contra futuro,
ante ese paso que cruzaría el final
de una ruta que no vuelve a nacer.


A veces te encuentro
viandante en el raíl del sentimiento
buscando el rastro de los latidos
en las huellas secas de la sangre
tras alguna partícula de amor
que se aferre como raíz a la vida,
para ser rescatada
como última esperanza.


A veces te encuentro,
tendido en paisajes de ausencias,
sobre las sombras de la distancia
retrocediendo los calendarios
que cargan las visiones de la mirada
para tratar de restaurar el ayer
como si pudieras reventar sus luces,
absorber extáticos silencios,
gestar rosas y aquellas gotas de rocío,
solo para colocarlas en mis ojos
y a través de ellas rodar y existir.
A veces te encuentro…



http://www.mundopoesia.com/foros/temas/a-veces-te-encuentro.484944/

 







  


Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados ©


Y los fantasmas que descansen







Y los fantasmas que descansen






Hay un fantasma que no descansa,
lleva una cadena de amor en sus talones,
se eleva con un horizonte atado a su alma
y lo vomita hacia la tierra y la noche.

Recuerdo en su cuello un lazo de serpiente,
luego un clasificado suicidio por mis pantalones,
mientras se teñía de tinieblas la alborada
y se paraba la historia en los relojes,
la despedida era moribunda campanada
con silencios escarchados a borbotones;
el adiós indefinido en la inmóvil nada
y en medio del vacío una lápida y su nombre,
el blanco invernal de la ausencia en marcha
que conducía la muerte hacia su bruno bosque.

Yo despedí con prestancia su viaje,
colocando a sus inquietas margaritas,
frescas alelíes y sueños descarnados
en estilosos jarrones de ocre;
una mirada al cielo acompañando la plegaria
y el acostumbrado perdón con bendiciones.
Al voltear había unos brazos de libertad
ofreciendo en sus dedos las opciones,
un rosario de nuevas esperanzas,
ventanas para continuar los resplandores
y la liviana espesura de otras vidas
con presentes madurando otras ilusiones
como frutos exquisitos de mañanas
que se visten con colores más radiantes,
porque el tiempo renueva primaveras,
los árboles tienen derecho a deshojarse,
a mostrar la emoción en cada hoja,
a trasmitir su intimidad al aire
y los fantasmas que descansen.









Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©







En ese espacio donde habitas







En ese espacio donde habitas







En ese espacio que a distancia habitas,
conquistado por mi vida a través de tus suspiros;
soy entera de nubes en mil formas,
de aire, con el calor de mi cuerpo asido,
de sol si nos separan forasteras sombras,
de agua si la bebe tu camino,
de sangre con el temblor en aparente calma
y corriente de pasión por tus sentidos.
Soy de insomnio en las pupilas de tus noches largas,
o de profundo sueño que trasuda escalofríos
cuando despiertas con mi luz en medio de la nada
y te rodea una maraña de deseos encendidos.



En esa ciudad de ausencias que ocupas
con mi presencia a través de lo vivido,
soy la visión del amor en tu mirada,
el bullicio del corazón, tan expresivo,
sin la sequedad del silencio, soy la palabra
que se adhiere a la dispersión del sonido
para arrimar como encelada idea a tu cabeza
y al pensamiento como ambicionado abrigo.
En esa tierra de vacíos...
soy contigo en tantas formas,
pues sin ser aún en las horas del realismo,
tú me llevas en el centro de tus ojos;
yo te llevo al fondo de los míos
cuando eres mar en la superficie de mi alma











Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©







Diálogo de besos







Diálogo de besos







Me detengo en tu mirada, me dominas

y enroscada en tus pupilas reconozco

que invitas a un paseo por la vida

al conducirme hasta el fondo de tus ojos.

A la vista, un intercambio de deseos

con flamígera bienvenida, tiemblan,

prosiguen, queman la saliva del silencio,

encienden las palabras más secretas

y el pulso de la voz y el pensamiento

estrenan el aire con vocación inquieta,

haciendo de mi vida su guarida

con modalidad de caricias nuevas.

Desatamos calores de las manos,

tan ágiles sincronizando esencias

al extender un ovillo de emociones

que obran desde los pies a la cabeza,

para alcanzar las venas con regocijo

y de continuo al corazón dar ofrenda,

mientras el tiempo exacto pasa tibio

por ti, por mí, por el cauce de una escena,

donde confluyen abrazos que no tardan

las caricias codiciadas por las huellas

y la amalgama de sentidos sin equilibrio

con el diálogo de besos que no espera

a plasmar húmedas ideas por el cuerpo

 con el ciclo de las olas, una y otra vez.


















Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©





Cubierta de invierno








Cubierta de invierno







Sin apliques arribé con mi amor a tu ventana
como albor de primavera, como simple ruiseñor,
avancé con la temprana dirección de nubes blancas
para librar tu nombre del silencio con mi voz.
Sin retirada insistí más que las auroras,
canté con gracia sobre el árbol, el vergel, la flor,
renovaba el tiempo, yo aún pendía de las ramas,
mientras las noches pasaban en caravana por los dos.
Adentro, tú y el calor confluían en las sábanas,
afuera el acerbo frío se enroscaba en mi dolor,
pues de tanto cantar el corazón y el alma
supo hallar en mi adyacente cuerpo, habitación.
Tú, te paseabas tan seguro por la vacía casa,
por los rincones de la ausencia y en  solitario rol
buscabas de cajón en cajón otras tantas cosas,
algún dónde o el cómo de otra mañana en el reloj,
mas no viste el vagar de mi sueño por las horas,
él no fue urgencia en tu calma, mucho menos yo.
Y volvió a pasar mi amor por tu ventana,
esta vez rodó con temblor de lluvia y un adiós
enterró en el suelo cada gota de su pena;
tú la cubriste con tu invierno, sin más sol.




http://www.mundopoesia.com/foros/temas/cubierta-de-invierno.482025/














Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©