Saturday, April 18, 2015

Con los días encendidos sobre el alma








Con los días encendidos sobre el alma






Imagen






Paso a paso y llegaste de repente,
las horas del silencio elevaban tu plegaria
o colaboró el destino o tal vez la suerte
o quizás de ayer a hoy era yo quien te llamaba.


Supiste saltar la muralla de lo indiferente
sobre la horizontal fuga del alba
y el encuentro se hizo presente desde
un pasado que pintaba estas mañanas.


Y dos sonrisas discretas frente a frente,
tallaron epicúrea seducción en la cara
como diestras artesanas de un rubor alegre
que traspasaban de lado a lado la mirada.


Para zambullirse dentro de las pieles,
hasta el fondo de la vida prolongar su llama,
deshacer todo calendario soterrado en nieve
y colgar los días encendidos sobre el alma.













Imagen





Nancy Santiago Toro
Derechos de Autor©





Imagen



Y ellos lo sabían







Y ellos lo sabían




Imagen




Y se rompían las luces en la mañana,

eclipsaba la claridad con la neblina,

en el cielo el color plomizo se quebraba,

lo demás ni las nubes lo advertían,

habían migajas de sombras por los aires

o el ocaso salpicaba el gris de su fatiga

al adentrarse en el pozo oscuro de la noche,

lo  demás ni la brisa lo intuía

o era que el invierno por la esquina asomaba,

mientras hacía del otoño otra ceniza.



La tierra capturaba el sabor de aquel paisaje

y era hasta el fondo del silencio la caricia

del tiempo que pasaba con su habitual bagaje

como henchido inventario de rosas con espinas,

liberando otra estación de hojas malogradas

sin saber si eran saludo o despedida.



Las calles se rozaban con las plazas,

los tejados llegaban a otras orillas

y un perfil del redondo mundo se mojaba

 con el agasajo o el esplín de la llovizna.

La tarde, ella pasaba hondamente cabizbaja

lo demás ni las estrellas lo entendían;

asomaban su leve fulgor en la ventana

de aquella cabaña con dos vidas.

Una chimenea se ahogaba en llamas,

un fuego ardía en dos sonrisas,

una entrega era nube sobre la cama

y liberaba desde la altura su caída,

afuera, el entorno se trizaba o se armaba

adentro el amor era en ellos y lo sabían.



http://www.mundopoesia.com/foros/

temas/y-ellos-lo-sabian.466560/











Imagen



Nancy Santiago Toro
Derechos de Autor©




Imagen




Y ser al fin destino







Y ser al fin destino




Imagen



Traspasa la vida y se queda
como cimiento de mis tantas razones,
y adherido a la novedad de cada idea
que habla o calla, él mueve
la expresión del sonido o el silencio
de todo lo que soy.
Y logra ampliarse en la sólida
claridad del amanecido pensamiento,
mas dentro de la línea recta del concepto
viste los colores vivos de mis emociones.
Así conquista el presente en mi cerebro
y dirige el mundo de mi cuerpo en retozones
cual ritual del río en el trayecto
inquieto, pero seguro al mismo tiempo,
porque es mi piel el camino de su norte.
Y largo y cristalino el fluir del sentimiento
que avanza hacia la tierra de los sueños
en la incansable ceremonia del día y la noche.
Andanza audaz, rítmica y sin miedo,
que nos hace en cada entorno aventureros
para conquistar la colosal fortuna del recuerdo
que libera y sella nuestros nombres.



Y ser al fin destino, esa réplica del mar abierto
con sus días de calma y siglos de temblores.



http://www.mundopoesia.com/foros/
temas/y-ser-al-fin-destino.465670/












Imagen





Nancy Santiago Toro
Derechos de Autor©





Imagen

Como adultos, como niños









Como adultos, como niños




Imagen





En esa caricia donde me alcanzas,
arrecia la entrega mutua del gesto
cotidiano, en dinámica amatoria
que define el paralelo encuentro
en el mismo nido y al fin las alas
de nuestros días son de carne,
son abrazos encendidos,
en el juego de las formas,
con un ritmo electrizante
de chiquillos,
como si fuera trampolín el suelo,
como si fuéramos fiesta
sincronizada de latidos...
O pasitos corriendo sobre la arena,
sin descanso para capturar el pequeño
mundo de un barquito, pues más allá
lo grande se cultiva en un mañana
y en el hoy y en nosotros
juega el universo
a ser más chico,
afuera que maduren las tareas,
la cosecha de la historia,
el fruto del destino,
la rutina del espacio,
la vida de la tierra
y la revolución de los caminos.



Mas tú y yo con ojos de inocencia
en una estación de infancia detenidos,
cosechando las frescas travesuras
de este amor adulto como niños;
el presente sin la savia de la prisa,
el tiempo sin memoria en un bolsillo.




http://www.mundopoesia.com/foros/
temas/como-adultos-como-ninos.
465010/





Imagen





Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©



Imagen



¡Me gustas!









¡Me gustas!




Imagen




Me gusta tu jovial agenda de sonrisas
en abierto calendario de momentos mágicos
y el amanecido beso con el roce que hipnotiza
con sabor de miel la curva de mis labios.


Me gusta el travieso niño que habla en tu mirada
con la definitiva limpidez del agua en su vocablo,
nunca exhibe la rebeldía de la gélida palabra,
su sedoso cariño alcanza mis retinas y dice tanto.


Y la destreza de tu piel en contacto con la mía
al surcar tatuajes de afecto palmo a palmo;
tibias huellas que atrapan las venas de mi vida,
desde el amor de tu ser hasta mi encelado tacto.


¡Sí, me gusta tu sugerente hombría encendida!,
desnudando los sentidos como nota al canto,
en triunfal ternura que diáfana palpita
la emoción del gozo que nos damos.


Tanto me gustas, desde ese todo en tu orilla
hasta el ángulo de tu misterio más abstracto,
desde ese son de calma que en tu alma habita
y te hace un coro de caricias en mis brazos.



http://www.mundopoesia.com/foros/
temas/me-gustas.464605/










Imagen

Nancy Santiago Toro

Derechos Reservados©



Imagen