Friday, March 6, 2015

Siempre (Dueto)







Siempre


(Dueto con el poeta Saúl Salcedo)








Siempre habrá un inmortal recuerdo entre los dos
que adhiera la temible distancia a algún momento,
que invierta el suplicio ensangrentado del corazón
con el gozo que dejamos en las huellas del tiempo.
 
Sobre la llegada y partida de una vida sin adiós,
de tu cielo, mar azul y de tu noble sentimiento,
en versos y poesías encontradas en blasón,
entre música, caricias y besos de vibrante tempo.
 
Siempre habrá un diálogo en silencio, tibio como el sol
que se escuche en la intimidad recóndita de mis dedos,
porque ellos dijeron al desnudo lo que ocultó la voz
y lo que no dijo el orgulloso corazón, por miedo.
 
Y habrá una herida que no sanará ni con alcohol,
que se abrace a tu falda y replique muchos credos,
porque mis dedos ocultaron al cielo lo que sentí por vos,
aunque lo sintiera mi soñar y mi corazón con denuedo.
 
Siempre habrá una presencia íntima de nuestro amor
con el matiz que va dejando el otoño con el invierno;
las brisas gélidas murmurarán al oído olvidos con temor,
mas mi alma impregnará con tu vivido calor todo mi cuerpo.


Y habrán luces de esperanza con caricias y sin dolor,
con las sensaciones del verano de este amor eterno;
mis volcanes en furia reclamarán a tus ojos por tu pudor
al recorrer con su lava de deseo el infinito tiempo.






Autores

Nancy Santiago Toro
Saúl Salcedo

Derechos reservados©



Tu olvido

Imagen


Tu olvido

Imagen

Tu olvido vaga por la brisa,
mi alma en osadía lo ha buscado,
por las sendas abiertas de la vida
sin brújulas, sin timón, sin calendarios,
solo con la esperanza en carne viva
y un plan absurdo de encontrarlo.
Sobre lecho de pétalos y entre espinas,
donde las gotas de rocío son de llanto,
entre escombros de tristezas mezquinas
que aún revelan la fuerza del pasado
o sobre el páramo que detiene la semilla
y muestra el polvo arrinconado de los años,
sin atinar con su paradero todavía
en frágil aventura, he fracasado.
Lo busqué en el rumbo del silencio,
donde todo mi mundo gira y calla
y me llevo al inevitable fondo negro
de ese vacío abierto en la distancia,
y allí volví a ver tu nombre ínclito
repitiendo cada letra en la mirada.
Hasta llegué sin querer al firmamento
y entre un oleaje de estrellas blancas
surgió tu imagen en cada destello,
y cada destello rodó en mis lágrimas.
Mi afán absurdo en final intento
me llevó a las orillas de la nada;
allí colgaban todos tus recuerdos
con sentimientos fuertes de añoranza,
y un profundo dolor en desespero
arrojó la cruda verdad en mi cara
al dejarme saber que tu olvido
en compañía del tiempo marcha.


http://www.mundopoesia.com/foros/temas/tu-olvido.397369/


Imagen

Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©

Imagen

Para el amor eterno





Para el amor eterno






Al verter sobre ti, mi cántaro de años,
al sumergir tu vida en la corriente de mi tiempo,
se fueron uniendo dos pasados de futuros extraños
y hoy vamos flotando juntos con un solo cuerpo.


En perenne movimiento nuestro rumbo avanza
las inexploradas distancias de los mares abiertos.
Tu mano en mi mano es como el ancla que alcanza
los deseos vírgenes que se vuelven expertos.


Entre crudas tormentas, entre pruebas y llanto
asoma el desafío con su dentadura de miedo,
pero al abrir su boca succiona su espanto
al no poder enfrentar nuestro caudal de denuedo.



Sobre la impetuosa marea que estalla en la roca
o sobre la ola que sensualmente desliza su beso,
nuestro cuerpo en el mismo puerto desemboca
con el más enfático amor que hoy les profeso.


Así navegamos las noches, los días, las horas,
lo claro, lo oscuro, lo profundo, lo externo;
testigo es la luna y las ardientes auroras
que vamos haciendo el camino en lo eterno.









Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados© 






Diseño Tabla

Colgado del cielo de mi alma






Colgado del cielo de mi alma



Imagen




Con movimiento de nubes van mis pensamientos,
recreando tu silueta con bordes de ternura,
te elaboro en fantasías, te dibujo en los recuerdos,
bajo el flamante sol o bajo la fría luna.


Te sumerges en las memorias de mi cuerpo,
te revelas traslúcido casi rozando la mirada,
en mi espacio eres todo ese latir sangriento;
pulso de vida; vital parte que no se arranca.


Pero que delicia tenerte en mis adentros,
saturando de pasión ardiente mis entrañas,
electrizando con intensidad mis sentimientos
en cada toque estremecido de nostalgia.


No voy sola, vas conmigo todo el tiempo
somos uno solo, no existen las distancias;
eres la imagen viva, la presencia que retengo
colgado fijamente en el cielo de mi alma.



http://www.mundopoesia.com/foros/temas/colgado-del-cielo-de-mi-alma.392573/


Imagen


Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©

Imagen


Besos errantes









Besos errantes




Imagen




Sensaciones extrañas cubren mis labios
por la súbita marejada de aquellos besos,
que dejaron su humedad de fogosos resabios
penetrando su calor en todos mis huesos.


Jinetes en la pasión emprendedora
al movimiento cimbreante de mi cuerpo.
Se deslizaban como llamas seductoras
y con toda la intensidad del fuego.


Besos colgados al silencio de mi alma,
con su tenue caricia y en tu nombre presos
al flotar en tu recuerdo con la calma
que les faltó al dejarme todos sus excesos.


Ruedan errantes del tálamo de mis sueños,
por el impúdico recorrido de aquel instante
y sin palabras hacen alarde de ser dueños
de lo que no se tiene cuando se es amante.



http://www.mundopoesia.com/foros/temas/besos-errantes.388685/




Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados ©


La rosa









La rosa



Imagen




Fui la rosa que encontraste en el camino,
en la prisa temprana de tu paso cotidiano.
Alargaste sobre mí tu mirada, peregrino
y un ímpetu violento me dejó en tu mano.



Sumergida en el calor de tus dedos
y con los temblores de la brisa a mi entorno,
se sujetaban a tus manos todos mis miedos
a una muerte segura sin retorno.



Rodaron los rayos de luz por el valle,
ya distantes de todos mis sentidos.
Y tú y yo, por el rumbo incierto de la calle
en las pupilas del mundo, tan unidos.



Adornó tu pecho mi llegada temblorosa
con el exquisito galanteo de mi timidez
e hice tuya mi caricia primorosa
en los pétalos abiertos de mi desnudez.



Caló hondo mi aroma penetrante
en cada trazo oculto de tu lozana piel,
mientras los cortejos de tu voz galante  
me penetraron a golpe de cincel.



Sí, fui aquella rosa frágil y radiante,
que arrancaron con la pasión del amanecer.
Sin saber que moriría en las manos de aquel amant
y sin él saber que ya muerta no volvería a florecer.




http://www.mundopoesia.com/foros/temas/la-rosa.387525/




Imagen




Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©



Imagen