Friday, April 24, 2015

Un te quiero unido a tu nombre







Un te quiero unido a tu nombre






Callar la algarada del amor que por ti habla,
apretar su voz de historia hasta enmudecerlo
o girar nuestro encuentro por aquel entonces,
donde tu solo camino buscaba mi trayecto
y aplacar la hoguera colindante de dos corazones
que desvelan de pasión bajo el mismo cielo.
Sembrar los ojos en el sueño de la luna
y en blanco permanente mirarnos,
ángeles ausentes al fondo de un reflejo.


Obviar el idilio que propulsa en la sangre
y extiende como mecha que detona el tiempo
como vocablo encendido en las miradas,
cuando platica su emoción con el silencio
al revelar el fulgor del sentimiento desde el alma
con la hondura de la luz que guarda el universo;
fragor sigiloso que revela franqueza sin palabras
o impulso estentóreo que no precisa del habla
cuando expresa transparencia en unos versos
con pulso de campana que intensamente llama,
en alborozo repetido para hacer vibrar tu pecho.


Encerrar una zaragata de sentidos, no puedo,
si su fuero intrínsico no entiende de prisiones,
aunque procure la razón esa amatoria batalla
con el encaprichado guerrero del tormento;
lucha pérdida al escapar un te quiero y es la paz
que posibilita el grito de la vida en los senderos
como explosión que rompe el mutismo del espacio
o chispa que lo puebla al unirlo con tu nombre.











Nancy Santiago Toro
Derechos Reservados©






No comments:

Post a Comment